Ser comunista es malo

No me canso de decirlo. Haber sido comunista fue un error, seguirlo siendo es una tremenda estupidez. Que oiga quien tiene oídos…

Tuve ocasión de visitar algunos países comunistas europeos unos 10 años después de la liberación de su yugo opresor. La diferencia con los naciones occidentales capitalistas era abismal. Quizás donde aún se hace más patética la comparación es en las dos Alemania, las dos Corea, los dos Vietnam. Hoy en día, Alemania Oriental es una especie de rémora para la exitosa hermana occidental, como también están resultando ser los últimos países excomunistas que se han incorporado a la Unión Europea. Cuando se pasa por tierra de Escandinavia a Rusia enseguida se nota el subdesarrollo, con carreteras con huecos, descuidadas y alcabalas tipo Venezuela.

Cuando cayó el muro de la vergüenza, a los dueños originales de los locales, casas o apartamentos que habían sido confiscados en Berlín Oriental les dieron la oportunidad de rescatar sus inmuebles. Sin embargo, al comprobar el estado de descuido, pero sobre todo, de hacinamiento y pobreza de sus ocupantes, ninguno procedió. En una casa donde vivía una familia acomodada de cuatro personas, ahora estaba ocupada por cinco familias completas, como en Cuba.

Lo que más llamaba la atención de estos países era la falta de estímulo al progreso. Para el tiempo de mi viaje los gobiernos trataban de devolver a los particulares todos los negocios propiedad del Gobierno comunista. Pero se topaban con la apatía de sus conciudadanos y con la desconfianza de que los pusieran presos si fracasaban en sus negocios. Los préstamos oficiales con bajos intereses y años muertos eran vistos con cierta suspicacia, amén de que no existía experiencia previa en este tipo de transacción capitalista.

Años de dependencia y paternalismo del Estado habían mermado las ansias de superación. El conformismo se convirtió en la regla. ¿Para qué matarse trabajando si de todas maneras vas a ganar igual?

Todos los países comunistas abandonaron esa fracasada teoría económica. Hasta China y la misma Cuba están tratando de salir del foso; en cambio, Venezuela, con el chavismo, quiere entrar de lleno en él. No me canso de decirlo. Haber sido comunista fue un error, seguirlo siendo es una tremenda estupidez. Que oiga quien tiene oídos…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *